D. José Gimeno Martínez
El Obrador de la calle Huerto

José Gimeno Martínez nace en Manises, Valencia, el 22 de Agosto de 1889. Hijo de una familia modesta de artesanos crece en permanente contacto con el mundo del trabajo en un alfar de este centro ceramista. Dibujante y pintor de  formación académica, inició sus estudios a los 13 años en la Academia de San Carlos de Valencia, alternando su aprendizaje con las prácticas en el obrador de su familia que por aquella época se dedicaba a la elaboración de loza ordinaria para uso doméstico.

 

    A los 19 años asume la dirección artística de la fábrica de loza de Juan Bautista Cabedo “La Rosa”, empresa que era por aquel entonces una de las manufacturas de cerámica más importantes y prestigiosas de Manises. Posteriormente hizo trabajos especiales para la fábrica de azulejos de Francisco Lahuerta; de esta última empresa se conocen algunas obras firmadas por José Gimeno, como el cartel cerámico publicitario de la propia fábrica fechado en 1927 (hoy en el Museo de Cerámica de Manises), y los paneles del calvario del Monte Carmelo, en Palestina.

 

    En 1925 realiza un viaje de estudios a París, becado por el Estado español, para conocer las últimas tendencias que se presentaban en la Expositión Internationale des Arts Decoratifs et Industriels Modernes y visitar los museos de la capital de Francia, en donde redescubrió la importancia de la cerámica histórica de Manises. A partir de esta experiencia nace en José Gimeno el firme propósito de dedicarse exclusivamente a reproducir, recobrándola para Manises, la cerámica tradicional valenciana de los siglos XVIII y XIX. Cosa que consigue llevar a cabo a finales de la década de 1920 cuando se hace cargo del taller familiar e inicia la completa renovación de su producción, que en gran parte se basaría en la recuperación de la azulejería valenciana del siglo XVIII y de la loza manisera del siglo XIX. 

 

Por su prestigio profesional y buen hacer en el ámbito de la cerámica tradicional Valenciana José Gimeno Martínez consiguió que le encargaran numerosos trabajos de restauración y reposición de azulejos en edificios relevantes; son un buen ejemplo la reposición de los pavimentos de la Sala Daurada del Palau de la Generalitat, en Valencia, o el del Salón de Embajadores del Palau Comtal de Concentaina, entre muchos otros. 
 

Muchos son los reconocimientos y distinciones que obtuvo José Gimeno a lo largo de su trayectoria profesional. Como empresa artesanal que tenía criterios poco frecuentes de promoción y comercialización de sus productos, participó regularmente mostrando sus cerámicas en la Feria Muestrario Internacional de Valencia, acción que fue reconocida en 1963 por la institución ferial con la Medalla Conmemorativa por haber participado como expositor durante 25 años de manera ininterrumpida. Fuera de nuestras fronteras le fue otorgada en 1953 la Primera Medalla en Montecarlo, y en el ámbito nacional, el Gobierno de España le concedió en 1966 a José Gimeno el título de Artesano Ejemplar de España, la máxima distinción de la época. Finalmente, en 1968, fue inaugurado en la principal avenida de Manises el monumento que le dedicó el Ayuntamiento en nombre de la ciudad: una escultura en bronce realizada por el escultor Octavio Vicent, que representa a José Gimeno Martínez de tamaño natural con los atributos de pintor de azulejos.

 

    Después de la muerte del fundador, en 1967, continuaron el taller con similar nivel de producción sus hijos Manuel y Vicente Gimeno Aguilella, trabajo que a partir de 1991 mantienen y en algunos aspectos han logrado mejorar sus nietos, Vicente y María José Gimeno Peris, con renovadas ilusiones pero produciendo cerámicas con el mismo espíritu artesanal que instauró José Gimeno Martínez allá por los años treinta del siglo XX.



Josep Pérez Camps
Director del Museo de Cerámica de Manises

Nuestra fábrica se levanta, en la Calle del Huerto, sobre las bases de un antiguo alfar del siglo XV, del cual probablemente todavía quedan restos originales, enclavado en el barrio de Obradors, en Manises. 
Obradors  es el  barrio del origen de la  tradición ceramista  de Manises, levantado en el siglo XIV a las afueras de la ciudad aprovechando el curso de las acequias que nacen de las diferentes presas o “assuts” del río Turia y de las que las fábricas u obradores toman sus aguas para elaborar las arcillas que darán forma a las piezas de cerámica.

Soy un párrafo. Haz clic sobre mí para editarme y crear tu propio texto. Soy una oportunidad para que tus clientes sepan más sobre ti.

El edificio de nuestra fábrica es adquirido por D. José Gimeno Albenca (padre de D. José Gimeno Martínez) en la primera mitad del siglo XX. La cerámica es, en aquella época un negocio con cierto potencial. Se fabrican pequeñas tiradas de vajilla y objetos humildes de uso común. 

D. José Gimeno, fundador de La Cerámica Valenciana, hacia 1925, integrado en el ambiente del alfar familiar, introduce una nueva idea de cerámica. Recuperar los modelos y métodos tradicionales será el camino que definitívamente marcará su trayectoria profesional. La guerra civil española supone un paréntesis en la trayectoria productiva. Una vez finalizada la contienda se reemprende la actividad. En este periodo se realizan los primeros cambios importantes en la fábrica coincidiendo con el resurgir de la demanda de productos que se produjo en la posguerra.

 

Con el paso de los años y tras tres generaciones de ceramistas la fábrica va cambiando su aspecto y estructura. Hoy, todavía se conservan gran parte de las instalaciones originales que conservan gran interés etnográfico. La fábrica taller, mantiene intacto el carácter artesano del método de fabricación. Se ha incorporado toda la tecnología y sistemas de seguridad adecuados a las necesidades actuales, respetando al máximo la tradición que nos es característica y representativa.

© 2018  la Cerámica Valenciana, Sucesores de José Gimeno Martínez, S.L.